FAQ & Pastoral Considerations

Frequently Asked Questions

What are norms?

By definition, norms are an authoritative standard. Liturgical norms regulate how the public worship of the Church is to be carried out. In the case of the Holy Eucharist, these norms ensure that the celebration of Mass in our Diocese is in conformity with the universal liturgical law of the Church.

As such, the norms of the Diocese of Bridgeport are based on the teaching and guidance of Sacred Scripture, Sacred Tradition, the Magisterium and the entire prayer history of the Church, the Bride of Christ. More than two dozen clergy, lay leaders, and theologians worked to develop these norms over the course of a year.

Why are the norms being updated?

The current liturgical norms of the Diocese of Bridgeport were last revised in 1983. Bishop Caggiano, as the chief catechist of the diocese, felt it was important to review current norms to ensure the Holy Sacrifice of the Mass is appropriately celebrated and those who minister within the context of the liturgy are properly formed. Plus, the Fourth General Synod, which concluded in September 2015, mandated that these norms be revised.

These norms will be in effect ad experimentum for one year, after which there will be revisions to the norms before they become particular law in the Diocese of Bridgeport.

To whom do the norms apply?

The norms, promulgated on December 2, 2018 offer standards and required formation for those who serve as Readers (proclaimers of the Word at Mass), Extraordinary Ministers of Holy Communion (EMHC), Altar Servers, and Musicians.

Most of the formation for Altar Servers will happen at the parish level. Musicians are invited to watch one module online and then attend a face-to-face conversation with Bishop Caggiano on February 16, 2019. Readers and EMHC who are grandfathered into the formation will complete an online module and a face-to-face gathering, which can be hosted at their parish.

What happens between now and when formation opens?

By November 30, 2018, all pastors and/or safe environment coordinators are asked to enter the Virtus database, which holds all information for those who are cleared for ministry and place a check mark next to those who currently serve as a Reader and an EMHC. This check mark serves as a recommendation for ministry by your pastor.

Beginning on December 3, 2018, all those who have been approved by their pastor will receive an email welcoming them to the Institute and inviting them to begin their formation.

Those currently in ministry will have between December 3, 2018 and June 1, 2019, to comply with the new formation.

What if I do not get an email on December 3, 2018?

If you do not receive an invitation on December 3rd, it might be because of one of the following reasons:

  1. Your pastor or his designate has not completed the process in the Virtus database
  2. Your pastor no longer recommends you for ministry
  3. Your email is caught in a spam filter
  4. Your email is in the Virtus database incorrectly
  5. Your clearance for Virtus has expired
If you do not receive an email, check with your parish first. Then, feel free to email The Leadership Institute with any questions or to ask us to double check the Virtus database.

What exactly do I need to do?

If you currently serve in any of these roles, you will be required to register with The Leadership Institute and participate in formation opportunities around the diocese. Here is a glimpse at that formation:

Readers and EMHC

  1. Receive a recommendation from your pastor via Virtus database
  2. Receive email confirmation from The Leadership Institute
  3. Follow the link you receive and complete the registration process. This ends with a screen that asks you to set your password for LEAD, the Institute’s online learning platform. Be sure to write your password down.
  4. Complete the assigned module(s).
  5. Attend one face-to-face meeting. Registration for this is within the platform. Just find the one you wish to attend and click “enroll.”
  6. When you have met all requirements, you will receive your certificate (“the mandate”) to give to your pastor. Pastors will also receive a list of those to whom a mandate has been given.
Altar Server
  1. Review Revised Liturgical Norms online
  2. Participate in any required local formation offered by your parish leadership
Musician
  1. Register online (registration opens on December 3, 2018). Visit The Leadership Institute and click LEAD to register.
  2. Complete assigned modules.
  3. Attend one face-to-face meeting. At this point, the only scheduled meeting will be held on February 16, 2019, and registration is within the learning platform and on the Institute’s website. The meeting will be recorded for those who cannot attend.

You will have until June 1, 2019, to complete formation.

Why do I need formation if I am already serving in this ministry?

We know that many of those who currently serve in ministry are faithful people with a generous heart. Though the local formation that happens in many of our parishes is worthwhile, diocesan formation has not existed for several years. This formation gives those in ministry the opportunity to hear directly from their Bishop and gather with others in ministry to discuss the norms to offer feedback.

Through the sacraments of initiation, we become members of Christ's body called to holiness and charged with the responsibility to embrace Christ's mission of salvation. The majority of laity will exercise their influence in the secular arena – the family, the workplace, the professions – bringing the gospel values to the primary questions of the society and culture. Some, like you, will join the ordained in forming and shaping parish communities into God's household. Your part in that, as liturgical ministers, substantially contributes to the mission of the church. Therefore, ongoing formation is key.

How often do I need to participate in formation?

A renewal of the mandate you will receive is only required once every three years. However, resources in the form of articles, videos, and web links, will be sent to you on a regular basis to help you continue to grow in your ministry and in your faith.

Is formation available in English and Spanish

Yes. Formation is available in English and Spanish.

What if I do not have a computer?

Paper registration forms are available online and parishes are encouraged to make these forms available to those in ministry who may not have computer access.

To participate in the required online learning, all face-to-face opportunities will include the chance for those without computer access to view the required modules for credit.

What if I serve in more than one parish?

The norms allow those who serve in more than one location to request a mandate for a secondary location. This can be accomplished within the learning platform.

What if I serve in a parish and a nursing home or retirement home?

The norms allow those who serve in more than one location to request a mandate for a secondary location. This can be accomplished within the learning platform.

Can the EMHC bless people who come up with their arms crossed?

On occasion, someone will approach the EMHC with their arms crossed over their chest. For many, this is a sign that they would like a blessing instead of Holy Communion. Perhaps they are seeking a spiritual Communion for personal reasons, perhaps they are not Catholic. Whatever the reason, the fact remains: If the person is in the line of the ordinary minister, a blessing may be offered. It is not required. The purpose of the Communion line, you see, is to receive Holy Communion. The blessing of the assembly properly occurs at the end of the Mass. As the body of Christ, the assembly is blessed together before we depart to live the fruits of the liturgy.

Can I distribute communion as an EMHC if I myself do not receive communion?

No. Part of the nature of the distribution of Holy Communion to the faithful is the significance that Christ gives himself to his people, contained within the sacramental re-presentation of his sacrificial offering. When an EMHC does not first receive the sacrament of Holy Communion before distributing to others, that connection is broken, preventing the person to distribute Holy Communion to others.

What should I do when I am distributing the Precious Blood and someone comes up to dip the host into the chalice (which is the practice of intinction)?

“The communicant, including the extraordinary minister, is never allowed to self-communicate, even by means of intinction.” Practically, this means that the person approaching the minister must consume the host before receiving from the chalice.

Why can’t laypeople lead a Communion service in the absence of a priest anymore?

Though some parishes have fallen into the practice of allowing EMHCs to lead Communion Services during the week, this practice is not in keeping with the revised norms. Morning celebrations of Mass at parishes are more than the personal reception of Holy Communion; it is to be the act of joining my life with Jesus’ Sacrifice that is re-presented in grace during the celebration of Mass. Though there may not be daily Mass every day at your parish, the Diocese of Bridgeport is blessed with more than 80 parishes and finding a daily Mass at a neighboring parish should not be difficult.

What are the considerations I must know regarding the distribution of Holy Communion to someone who is gluten intolerant?

A person who has gluten intolerance and who desires to receive Holy Communion needs to discuss their situation with their pastor or chaplain to determine the most appropriate way to receive the Body and Blood of our Lord. It is important to remember that, when low-gluten hosts are consecrated at Mass, they are to be kept in a separate ciborium or on a separate paten to segregate them from ordinary hosts. Due to the sensitive nature of gluten intolerance, even the slightest contact with a normal host can have difficult – if not disastrous – effects in someone with gluten intolerance.

Why can’t EMHCs go to the tabernacle? I have been doing this for years.

The revised norms require that only the ordinary minister go to the tabernacle. As extraordinary ministers, it is our job to assist the priest and deacon in distributing Holy Communion. Since there is a direct connection between the actions of the priest at the altar during Mass and the Blessed Sacrament that is reserved in the tabernacle, the norms require that the priest retrieve the consecrated hosts. Since the deacon is also an ordained minister whose role it is to assist the priest at Mass, it is appropriate for the deacon to retrieve the reserved Blessed Sacrament.

What should I do if an instituted Acolyte shows up to serve at the same Mass at which I’ve been assigned to distribute Holy Communion?

The ministry of the instituted acolyte is universal and not particular: while an EMHC is mandated to serve in a specific parish, school or institution, the ministry of the acolyte applies to the universal Church. For this reason, an acolyte must exercise his ministry before an EMHCs is asked to do so. This is required because the acolyte “is instituted for service at the altar and to assist the Priest and the Deacon […] and, if necessary, to distribute the Eucharist to the faithful as an Extraordinary Minister.” These are “his own proper functions which he must carry out in person.”

What should I do when an accident occurs during the distribution of communion?

“If a host or any particle should fall, it is to be picked up reverently; and if any of the Precious Blood is spilled, the area where the spill occurred should be washed with water, and this water should then be poured into the sacrarium in the sacristy.” Care should be taken that these remedies should not be delayed, so that further foot traffic in any affected areas would be prevented.

I know that I must observe a fast for an hour before receiving Holy Communion. Is there a period of fast for a sick person?

Though there is a normative fast from solid food, alcoholic drink and beverages for a period of one hour, the Eucharistic fast is reduced to 15 minutes for “the sick who are living in hospitals or at home, even if they are not confined to bed; the faithful of advanced age, even if not bedridden, whether they are confined to their homes because of old age or live in a nursing home; sick priests, even if not bedridden, or elderly priests, whether they are able to celebrate Mass or to receive communion; persons who care for the sick or aged, and the family of the sick or aged, who wish to receive communion with them, when they cannot conveniently observe the fast of one hour.”

What should I do when the sick person is unable to finish consuming the host?

If the sick person is unable to consume an entire host, a smaller piece may be given to him or her by reverently breaking the host into a size that is capable of consumption. Care must be taken to avoid the unnecessary creation of consecrated particles. A glass of water may be provided to assist the sick person in consuming the host.

Can laypeople expose the Blessed Sacrament for Eucharistic Adoration?

Although the Rite of Eucharistic Exposition and Benediction of the Holy Eucharist allows for an EMHC to “publicly expose and later repose the Holy Eucharist for the adoration of the faithful” in the absence of a priest or deacon, EMHCs ordinarily do not have this permission in the Diocese of Bridgeport. Permission can be granted if permission is requested from the bishop or vicar general in advance. Arrangements should be made with the priest and/or deacon for the exposition and reposition of the Blessed Sacrament when Adoration is planned.

My son or daughter is in high school and was asked to serve as an EMHC. Can he or she also serve in our parish?

Students of sufficient age who apply for a mandate to serve in their respective Catholic high school may also receive a mandate to serve in their home parish, with the approval of their home pastor, which must accompany their application for formation.

In addition, faculty members of any Catholic high school located in the Diocese can seek a mandate to serve in their respective high school and, if interested, can also seek a mandate to serve in their home pastor.

When do I reverence the altar and when do I genuflect before the tabernacle?

The focal point during Mass is the altar. Therefore, in the course of the Mass, a bow to the altar is appropriate and no reverence to the tabernacle is necessary - except at the beginning and end of Mass when you genuflect (if the tabernacle is in the sanctuary).

Can my non-Catholic sibling or friend read at my wedding or our parent’s funeral?

A non-Catholic who is baptized may read at the discretion of the presider of the wedding or the funeral but this is not the common practice. If the presider makes an exception, the person who is to read should be properly prepared. A person who is not baptized may never read at a Eucharistic celebration.

We have young people read at Mass sometimes. Can that continue?

Yes. In the Diocese of Bridgeport, young people under the age of 16 may function as a reader at Masses celebrated with his or her school, during the celebration of the Sacrament of Confirmation, and at parish Masses where a large number of children and young families may be present, provided it is permitted by the pastor or episcopal chaplain on a case-by-case basis. Such instances require that the young person must be properly prepared and competent to exercise the ministry.

Why can't I read from my iPad at Mass?

Since liturgical books serve as “signs and symbols of higher realities, care must be taken to ensure that they truly are worthy, dignified and beautiful. ” For these reasons, “the books of readings used in the celebration are not to be replaced by pastoral aids, for example, by leaflets printed for the preparation of the readings by the faithful or for their personal meditation.” This includes electronic devices.

What is the best way for me to proclaim readings from Sacred Scripture?

The Order of Readings specifies that “a speaking style on the part of the reader that is audible, clean and intelligent is the first means of transmitting the word of God properly to the congregation.” The Order also emphasizes that “the Liturgy of the Word must be celebrated in a way that fosters meditation; clearly, any sort of haste that hinders recollection is to be avoided.” When proclaiming the readings, the reader should have an unhurried, purposed disposition that is focused on expressing the spiritual and salvific content of the readings. In the proclamation, take care to avoid any dramatic or theatrical flair which would only serve to tarnish and obscure the profundity of the passages being read. To make the proclamation a living word, emphasize words that are important to the passage.

What is the Book of the Gospels and when is it used?

The proclamation of the Gospel is the apex of the Liturgy of the Word, the moment when the teaching of Christ the Lord is proclaimed to the assembly. “The liturgical traditions of both West and East have consistently made a certain distinction between the books for the readings. The Book of the Gospels was always fabricated and decorated with the utmost care and shown greater respect than any of the other books of readings.”

Another reader came to the same Mass at which I have been assigned to read. Can we divide the scriptural readings between us?

It is not possible for ministers to “divide a single element of the celebration among themselves, e.g., that the same reading be proclaimed by two readers, one after the other, with the exception of the Passion of the Lord.” When there are several readers at the same Mass, the priest celebrant will determine whether the task of proclaiming the scriptural readings will be divided between them.

What is a Commentator?

The commentator “provides the faithful briefly with explanation and exhortations so as so to direct their attention to the celebration and ensure that they are better disposed for understanding it.” If the priest celebrant decides to employ the use of a commentator, his “remarks should be thoroughly prepared and notable for their restraint,” performing his function “in a suitable place within the sight of the faithful, but not at the ambo.”

Where do I sit during Mass?

This will depend on the layout of your church’s worship space and your assigned responsibilities. Simply, you should sit as close as possible to where you will be performing your liturgical functions. Ultimately, your pastor will instruct you regarding where you are to sit.

What if I am a new reader and an Extraordinary Minister of Holy Communion?

Only those who are currently in ministry need to follow the steps outlined above. Those who are new to ministry will be required to do the following:

  1. Visit The Leadership Institute and click LEAD to register. after December 3, 2018, and register online. The system will automatically assign you the appropriate tasks based on the ministry you choose.
  2. Face-to-Face formation will populate on your dashboard of the learning platform. You are required to attend one face-to-face formation opportunity every three years.
  3. You will be required to upload a letter of recommendation. Sample letters are available online and this “task” is an easy to follow process in the online platform.
  4. You will have as much time as you need to complete the required formation. When you are finished, you can print your certificate (“the mandate”) to give to your pastor.

Who needs a letter of recommendation to serve?

Only those who are new Extraordinary Ministers of Holy Communion will be required to upload a letter of recommendation into the online learning portal. This will be an assigned task when you first enter the system and will be required before the mandate is printed.

Is there a certain way I should bow?

There are two types of bows: bow of the head and a profound bow. The bow of the head is simply a slight bend forward of the head. A profound bow is made from the waist. A profound bow is made when crossing in front of the altar and during the Creed at the words “and by the Holy Spirit was incarnate of the Virgin Mary, and Became Man.”

A period of silence is suggested after each of the scriptural readings and after the homily. What is its purpose and how long should this silence be observed?

The period of silence which the liturgical rites encourage during the Liturgy of the Word is meant to foster prayer and meditation: “The dialogue between God and his people taking place through the Holy Spirit demands short intervals of silence, suited to the assembled congregation, as an opportunity to take the Word of God to heart and to prepare a response to it in prayer.”. A recommended action for successful implementation of a period of silence would be to begin with shorter periods of about 10-15 seconds before moving to longer periods, such as 30 seconds or more. This will help to eventually establish an appropriate period of time during the Liturgy of the Word for silent prayer and meditation.

What are some best practices when selecting candidates to serve at the altar?

The following best practices are suggested when selecting candidates:

  • An initial interview should be conducted by the pastor, deacon, chaplain or lay leader in charge of this ministry and its formation with the candidate to make sure they are of the right mind set and disposition to carry out their role in this ministry.
  • Verification must be obtained regarding the candidate’s reception of the Sacraments of Baptism, Holy Communion and if applicable, Confirmation.
  • An orientation meeting should take place for all Candidates to review the scope of the ministry, formation requirements, expectations, etc.
  • Formation for this ministry can take many forms, including online sessions coordinated by The Leadership Institute.
  • Offer opportunities to serve at other Liturgies, such as Funerals, Weddings, Christmas, Easter, etc. depending on expertise and provide appropriate training for such venues.

What does it mean to “purify” the sacred vessels?

The rite of purification is carried out by a priest, deacon or instituted acolyte. Purification ensures that any remnants of the sacred species are reverently consumed. No altar server is permitted to purify the sacred vessels for any reason.

What happens if we never update the Virtus database?

If your parish does not update the Virtus database, The Leadership Institute cannot send emails inviting readers and EMHCs to begin formation. After June 1, 2019, all those in ministry prior to the promulgation of the norms who have not begun their formation will be treated as new and will need to complete the longer formation.

Who will track the mandates, formation, and renewals?

The Leadership Institute will track all readers and EMHC. We will send out reminders for renewals and invitations to continued formation. Even those who register via a paper form will be tracked in LEAD, the Institute’s online platform.

Can parishes see how ministers are progressing through formation?

Yes. All those who serve in various ministries in parishes will be placed in teams within the online platform. Any parish who wishes to do so, may request to have team managers assigned to track the progress of ministry participants. Parishes may also use the system to send notifications to all ministry leaders within their parish.

Can a parish just host their own formation and skip the diocesan formation?

No. Parish leaders are encouraged to host their own meetings to help liturgical ministers brush up on how the new norms will change anything at the parish, but participation in diocesan meetings (one in person meeting) is still required. In special circumstances, where the parish will be hosting a meeting in another language, coordination between the parish and the Institute should take place to ensure that all information is appropriately covered.

Preguntas frecuentes

¿Qué son las normas?

Por definición, las normas son una norma acreditada. Las normas litúrgicas regulan la forma en que debe llevarse a cabo el culto público de la Iglesia. En el caso de la Sagrada Eucaristía, estas normas garantizan que la celebración de la Misa en nuestra Diócesis se ajuste a la ley litúrgica universal de la Iglesia.

Como tales, las normas de la Diócesis de Bridgeport se basan en la enseñanza y la orientación de la Sagrada Escritura, la Sagrada Tradición, el Magisterio y toda la historia de la oración de la Iglesia, la Novia de Cristo. Más de dos docenas de clérigos, líderes laicos y teólogos trabajaron para desarrollar estas normas a lo largo de un año.

¿Por qué se actualizan las normas?

Las normas litúrgicas vigentes de la Diócesis de Bridgeport fueron revisadas por última vez en 1983. El obispo Caggiano, como catequista principal de la diócesis, consideró importante revisar las normas actuales para asegurar que el Santo Sacrificio de la Misa se celebre apropiadamente y que los que ministran en el contexto de la liturgia se formen adecuadamente. Además, el Cuarto Sínodo General, que concluyó en septiembre de 2015, ordenó que se revisaran estas normas.

Estas normas entrarán en efecto ad experimentum por un año, después de lo cual habrá revisiones a las normas antes de que pasen a ser ley particular en la Diócesis de Bridgeport.

¿A quién se aplican las normas?

Las normas, promulgadas el 2018 de diciembre de 2018, ofrecen estándares y la formación requerida para aquellos que sirven como Lectores (lectores de la Palabra en la Misa), Ministros Extraordinarios de la Santa Comunión (EMHC), Servidores del Altar y Músicos.

La mayor parte de la formación para los Servidores del Altar se dará a nivel parroquial. Los músicos están invitados a ver un módulo en línea y luego asistir a una conversación cara a cara con el obispo Caggiano el 16 de febrero de 2019. Los lectores y los EMHC que ya hayan pasado por la formación completarán un módulo en línea y una reunión cara a cara, que pueden realizarse en su parroquia.

¿Qué pasa entre hoy y cuando se abra la formación?

Para el 30 de noviembre de 2018, a todos los pastores y/o coordinadores de ambiente seguro se les pide que ingresen a la base de datos Virtus, que contiene toda la información para aquellos que son autorizados para el ministerio, y coloquen una marca de verificación al lado de aquellos que actualmente sirven como Lectores y EMHC. Esta marca de verificación sirve como una recomendación para el ministerio por su pastor.

A partir del 2 de diciembre de 2018, el Primer Domingo de Adviento, todos aquellos que han sido aprobados por su pastor recibirán un correo electrónico dándoles la bienvenida al Instituto e invitándolos a comenzar su formación.

Aquellos que estén actualmente en el ministerio tendrán entre el 2 de diciembre de 2018 y el 1 de junio de 2019 para cumplir con la nueva formación.

¿Qué tengo que hacer exactamente?

Si usted actualmente sirve en cualquiera de estos papeles, se le pedirá que se registre en el Instituto de Liderazgo y que participe en las oportunidades de formación alrededor de la diócesis.

Esta es una descripción general de la formación:

Lectores y EMHC

  1. Recibir la recomendación de su pastor a través de la base de datos Virtus
  2. Recibir confirmación por correo electrónico del Instituto de Liderazgo
  3. Seguir el enlace que recibe y completar el proceso de inscripción. Esto termina con una pantalla que le pide que establezca su contraseña para LEAD, la plataforma de aprendizaje en línea del Instituto. Asegúrese de guardar su contraseña.
  4. Completar un módulo: “Las Normas Litúrgicas Revisadas”
  5. Asistir a una reunión cara a cara. La inscripción para ésta está en de la plataforma. Sólo tiene que encontrar aquel al que desea asistir y hacer clic en “inscribirse”.
  6. Cuando haya cumplido todos los requisitos, usted recibirá su certificado (“el mandato”) para entregárselo a su pastor. Los pastores también recibirán una lista de aquellos a quienes se les ha dado un mandato.

Servidor del Altar

  1. Revisar en línea las Normas Litúrgicas Revisadas
  2. Participar en cualquier formación local requerida por los líderes de su parroquia

Músico

  1. Inscribirse en línea con el Instituto de Liderazgo (la inscripción se abre el 3 de diciembre de 2018). Visitar www.formationreimagined.org para inscribirse.
  2. Completar un módulo: “Las Normas Litúrgicas Revisadas”
  3. Asistir a una reunión cara a cara. En estos momentos, esta reunión se llevará a cabo el 16 de febrero de 2019 y la inscripción está dentro de la plataforma de aprendizaje y en el sitio web del Instituto. La reunión será grabada para aquellos que no puedan asistir.
  4. Tendrá hasta el 1 de junio de 2019 para completar la formación.

¿Por qué necesito formación si ya estoy sirviendo en este ministerio?

Sabemos que muchos de los que actualmente sirven en el ministerio son personas fieles con un corazón generoso. Aunque la formación local que ocurre en muchas de nuestras parroquias tiene valor, la formación diocesana no ha existido desde hace varios años. Esta formación le da a quienes están en el ministerio la oportunidad de escuchar directamente a su obispo y reunirse con otros en el ministerio para discutir las normas para ofrecer comentarios.

A través de los sacramentos de la iniciación, nos hacemos miembros del cuerpo de Cristo llamados a la santidad y encargados de la responsabilidad de abrazar la misión de salvación de Cristo. La mayoría de los laicos ejercerán su influencia en el ámbito secular --la familia, el lugar de trabajo, las profesiones-- llevando los valores del evangelio a las cuestiones principales de la sociedad y la cultura. Algunos, como usted, se unirán a los ordenados en la formación y guía de comunidades parroquiales en el hogar de Dios. Su participación en esto, como ministros de la liturgia, contribuye sustancialmente a la misión de la iglesia. Por lo tanto, la formación continua es clave.

¿Con qué frecuencia necesito participar en la formación?

Una renovación del mandato que recibirá sólo se requiere una vez cada tres años. Sin embargo, se le enviará regularmente recursos en forma de artículos, videos y enlaces a la web, para ayudarlo a continuar creciendo en su ministerio y en su fe.

¿Está disponible la formación en español?

Sí. La formación está disponible en inglés y español.

¿Y si no tengo una computadora?

Los formularios de inscripción en papel están disponibles en línea y se alienta a las parroquias a que pongan estos formularios a disposición de aquellos en el ministerio que no tengan acceso a una computadora.

Para participar en el aprendizaje en línea requerido, todas las oportunidades de reuniones cara a cara incluirán la oportunidad de ver los módulos requeridos para el crédito para aquellos que no tengan acceso a una computadora.

¿Y si sirvo en más de una parroquia?

Las normas permiten a quienes prestan servicios en más de un lugar solicitar un mandato para un lugar secundario. Esto se puede hacer dentro de la plataforma de aprendizaje.

¿Qué pasa si sirvo en una parroquia y en un hogar de ancianos o un hogar de retiro?

Las normas permiten a quienes prestan servicios en más de un lugar solicitar un mandato para un lugar secundario. Esto se puede hacer dentro de la plataforma de aprendizaje.

¿Y si soy un nuevo lector y un Ministro Extraordinario de la Santa Comunión?

Sólo aquellos que están actualmente en el ministerio necesitan seguir los pasos descritos anteriormente. Aquellos que son nuevos en el ministerio tendrán que hacer lo siguiente:

  1. Visitar www.formationreimagined.com después del 3 de diciembre de 2018 y registrarse en línea. El sistema le asignará automáticamente las tareas apropiadas basadas en el ministerio que usted elija.
  2. La formación cara a cara estará en su tablero de instrumentos de la plataforma de aprendizaje. Se le requiere asistir a una oportunidad de formación cara a cara cada tres años.
  3. Se le pedirá que proporcione una carta de recomendación. Hay modelos de cartas disponibles en línea y esta “tarea” es un proceso fácil de seguir en la plataforma en línea.
  4. Tendrá tanto tiempo como le sea necesario para completar la formación requerida. Cuando haya cumplido todos los requisitos, usted recibirá su certificado (“el mandato”) para entregárselo a su pastor.

¿Quién necesita una carta de recomendación para servir?

Sólo aquellos que son nuevos Ministros Extraordinarios de la Santa Comunión estarán obligados a presentar una carta de recomendación en el portal de aprendizaje en línea. Esta será una tarea asignada cuando entre por primera vez en el sistema y será requerida antes de que se imprima el mandato.

¿Qué pasa si nunca actualizamos la base de datos de Virtus?

Si su parroquia no actualiza la base de datos de Virtus, el Instituto de Liderazgo no puede enviar correos electrónicos invitando a los lectores y EMHC a comenzar la formación. Después del 1 de junio de 2019, todos aquellos que hayan estado en el ministerio antes de la promulgación de las normas y que no hayan comenzado su formación serán tratados como nuevos y tendrán que completar la formación más larga.

¿Quién seguirá los mandatos, la formación y las renovaciones?

El Instituto de Liderazgo seguirá a todos los lectores y EMHC. Enviaremos recordatorios para las renovaciones e invitaciones para la formación continua. Incluso aquellos que se inscriban a través de un formulario en papel serán seguidos en LEAD, la plataforma en línea del Instituto.

¿Pueden las parroquias ver el progreso de los ministros durante la formación?

Sí. Todos aquellos que sirven en varios ministerios en las parroquias serán colocados en equipos dentro de la plataforma en línea. Cualquier parroquia que desee, puede solicitar que se le asigne directores de equipo para seguir el progreso de los participantes del ministerio. Las parroquias también pueden utilizar el sistema para enviar notificaciones a todos los líderes de ministerio dentro de su parroquia.

¿Puede una parroquia realizar su propia formación y prescindir de la formación diocesana?

No. Se exhorta a los líderes de las parroquias a celebrar sus propias reuniones para ayudar a los ministros litúrgicos a repasar cómo las nuevas normas cambiarán algo en la parroquia, pero todavía se requiere la participación en las reuniones diocesanas (una de ellas en persona). En circunstancias especiales, cuando la parroquia será la sede de una reunión en otro idioma, la parroquia y el Instituto deben coordinar entre sí para asegurar que toda la información esté debidamente cubierta.

¿Cuándo me inclino o hago una genuflexión ante el altar y el tabernáculo?

Porque el altar simboliza a Cristo, y está consagrado como el lugar “sobre el cual se realiza el Sacrificio de la Cruz hecho presente bajo los signos sacramentales”, es apropiado que todos los ministros se inclinen profundamente al pasar ante el altar durante la misa. “Si, sin embargo, el tabernáculo con el Santísimo Sacramento está situado en el santuario, el Sacerdote, el Diácono y los otros ministros hacen una genuflexión cuando se acercan al altar y cuando parten de él, pero no durante la celebración de la Misa misma”.

El único momento en el que uno no se inclinaría ante el altar ni haría una genuflexión ante el tabernáculo sería cuando uno pasa frente a ellos sosteniendo el Sacramento Más Sagrado en las manos o cuando lleva un ciborio cáliz, aun cuando esté vacío.

¿Puedo distribuir la comunión como un EMHC si yo mismo no la recibo?

No. Parte de la naturaleza de la distribución de la Sagrada Comunión a los fieles es el significado que Cristo se da a sí mismo a su pueblo, contenido en la re-presentación sacramental de su ofrenda sacrificial. Cuando un EMHC no recibe primero el Sacramento de la Sagrada Comunión antes de distribuirlo a otros, esa conexión se rompe, impidiendo que la persona distribuya la Sagrada Comunión a otros.

¿Qué debo hacer si un Acólito instituido se presenta para servir en la misma Misa en la que he sido asignado para distribuir la Sagrada Comunión?

El ministerio del acólito instituido es universal y no particular: mientras que un EMHC tiene el mandato de servir en una parroquia, escuela o Institución específica, el ministerio del acólito se aplica a la Iglesia universal. Por esta razón, un acólito debe ejercer su ministerio antes de que se le pida a un EMHC que lo haga. Esto se requiere porque el acólito “está instituido para el servicio en el altar y para ayudar al Sacerdote y al Diácono [...] y, si es necesario, para distribuir la Eucaristía a los fieles como un Ministro Extraordinario”. Estas son “sus propias funciones que debe llevar a cabo en persona”.

Cuando tales acólitos instituidos actúan como EMHC en Misas sin un diácono presente”, el acólito administra el cáliz a los comulgantes”. Es también la tarea del Acólito instituido ayudar en la purificación de los vasos, especialmente en ausencia de un diácono.

¿Qué debo hacer cuando estoy distribuyendo la Sangre Preciosa y alguien viene a sumergir la hostia en el cáliz (es decir, la práctica de la intinción)?

“El comulgante, incluyendo el ministro extraordinario, nunca puede auto-comulgar, incluso por medio de intinción”. Prácticamente, esto significa que la persona que se acerca al ministro debe consumir la hostia antes de recibir del cáliz.

¿Qué debo hacer cuando ocurre un accidente durante la distribución de la comunión?

“Si una hostia o cualquier partícula cae, debe ser recogida con reverencia; y si se derrama algo de la Preciosa Sangre, el área donde ocurrió el derrame debe ser lavada con agua, y esta agua debe ser vertida en el sagrario en la sacristía”. Se debe tener cuidado de que estos remedios no se retrasen, de manera que se evite un mayor tráfico de peatones en las zonas afectadas.

Por lo tanto, si una hostia consagrada cae en el Suelo, inmediatamente levántela y colóquela sobre la patena del sacerdote en el altar, para que pueda consumirla a su debido tiempo. Si la Preciosa Sangre accidentalmente se derrama sobre el suelo, limpie inmediatamente los derrames con su purificador, y colocándolo sobre la credencia, obtenga un nuevo purificador para continuar de la distribución. Obtenga un purificador limpio adicional para colocar sobre el área afectada de derrame para marcarlo para su limpieza con agua después de que la Misa concluya.

¿Cuáles son las consideraciones que debo conocer sobre la distribución de la Sagrada Comunión a alguien que es intolerante al gluten?

Una persona que tiene intolerancia al gluten y que desea recibir la Santa Comunión necesita discutir su situación con su pastor o capellán para determinar la manera más apropiada de recibir el Cuerpo y la Sangre de nuestro Señor. Es importante recordar que, cuando se consagran las hostias bajas en gluten en la Misa, estas deben ser guardadas en un ciborio separado o en una patena separada para distinguirlas de las hostias ordinarias. Debido a la naturaleza sensible de la intolerancia al gluten, incluso el más mínimo contacto con una hostia normal puede tener efectos difíciles --si no desastrosos-- en alguien con intolerancia al gluten.

Sé que debo observar un ayuno durante una hora antes de recibir la Santa Comunión. ¿Hay un período de ayuno para una persona enferma?

Aunque hay un ayuno normativo de comida sólida, bebidas alcohólicas y bebidas por un período de una hora, el ayuno eucarístico se reduce a 15 minutos para “los enfermos que están viviendo en hospitales o en casa, aunque no estén confinados en cama; los fieles de edad avanzada, aunque no estén postrados en cama, si están confinados en sus hogares debido a la vejez o viven en un asilo; los sacerdotes enfermos, aunque no estén postrados en cama, o los sacerdotes ancianos, tanto si son capaces de celebrar la misa o de recibir la comunión; las personas que cuidan de los enfermos o de los ancianos, y la familia de los enfermos o de los ancianos, que desean recibir la comunión con ellos, cuando no pueden convenientemente observar el ayuno de una hora”.

¿Qué debo hacer cuando la persona enferma no puede terminar de consumir la hostia?

Si la persona enferma es incapaz de consumir una hostia entera, se le Hay que tener cuidado para evitar la creación innecesaria de partículas consagradas. Se puede proporcionar un vaso de agua para ayudar al enfermo a consumir la hostia.

Si los enfermos rechazan la hostia, esta debe ser envuelta en un purificador y llevada de vuelta a la Iglesia o Capilla desde la cual el EMHC fue enviado. Allí, el EMHC debe contactar a su pastor o capellán para proceder a la disposición apropiada de la hostia parcialmente consumida.

¿Puede el EMHC bendecir a las personas que se acercan con los brazos cruzados?

En ocasiones, alguien se acercará al EMHC con los brazos cruzados sobre su pecho. Para muchos, este es un signo de que les gustaría una bendición en lugar de la Santa Comunión. Tal vez están buscando una Comunión espiritual por razones personales, tal vez no son católicos. Cualquiera que sea la razón, el hecho permanece: Si la persona está en la línea del ministro ordinario, una bendición puede ser ofrecida. No es necesario. El propósito de la línea de la Comunión es recibir la Santa Comunión. La bendición de la asamblea propiamente ocurre al final de la Misa. Como el cuerpo de Cristo, la asamblea es bendecida antes de retirarse para vivir los frutos de la liturgia.

Entonces, ¿qué es lo que un EMHC? Dado que el papel del EMHC es distribuir la Comunión y no recuperarla o recuperarla, tampoco es el papel del EMHC ofrecer una bendición. Eso está reservado para el ministro ordinario durante la Misa. Después de la Misa, podemos bendecirnos unos a otros (y lo hacemos). Mientras que la ley litúrgica restringe a los ministros ordenados la transmisión de las bendiciones litúrgicas, no se prohíbe a los laicos usar gestos similares en ambientes no litúrgicos.

En la Diócesis de Bridgeport, un EMHC puede (sin el Santísimo Sacramento o cualquier ademán de bendición), ofrecer estas palabras a cualquiera que se presente para unirse en una Comunión espiritual: “Recibid al Señor Jesús en vuestro corazón”.

¿Por qué ya no pueden los laicos llevar un servicio de Comunión en la ausencia de un sacerdote?

Aunque algunas parroquias han seguido la práctica de permitir a los EMHC que dirijan Servicios de Comunión durante la semana, esta práctica no está en consonancia con las normas revisadas. Las celebraciones matutinas de la Misa en las parroquias son más que la recepción personal de la Santa Comunión; se supone que sean el acto de unir mi vida con el Sacrificio de Jesús que se presenta de nuevo en gracia durante la celebración de la Misa. Aunque puede que no haya misa todos los días en su parroquia, la Diócesis de Bridgeport está bendecida con más de 80 parroquias y no debe ser difícil encontrar una Misa diaria en una parroquia vecina.

¿Por qué los EMHC no pueden acudir al tabernáculo? Lo he estado haciendo durante años.

Las normas revisadas requieren que sólo el ministro ordinario acuda al tabernáculo. Como ministros extraordinarios, es nuestro trabajo asistir al sacerdote y al diácono en la distribución de la Santa Comunión. Dado que existe una conexión directa entre las acciones del sacerdote en el altar durante la Misa y el Santísimo Sacramento que está reservado en el tabernáculo, las normas requieren que el sacerdote recupere las hostias consagradas. Puesto que el diácono es también un ministro ordenado cuya función es asistir al sacerdote en la misa, es apropiado que el diácono recupere el Sagrado Sacramento reservado.

¿Pueden los laicos exponer el Santísimo Sacramento para la Adoración Eucarística?

Aunque el Rito de la Exposición Eucarística y Bendición de la Sagrada Eucaristía permite que un EMHC “exponga públicamente y luego reponga la Sagrada Eucaristía para la adoración de los fieles” en ausencia de un sacerdote o diácono, el EMHC normalmente no tiene este permiso en la Diócesis de Bridgeport. El permiso puede ser concedido si se solicita previamente al obispo o al vicario general. Se debe hacer arreglos con el sacerdote y/o diácono para la exposición y reposición del Santísimo Sacramento cuando se planifica la Adoración.

. Mi hijo o hija está en la escuela secundaria y se le pidió que sirva como EMHC. ¿Pueden él o ella también servir en nuestra parroquia?

Los estudiantes de edad suficiente que soliciten un mandato para servir en sus respectivas escuelas secundarias católicas también pueden recibir un mandato para servir en su parroquia, con la aprobación de su pastor local, que debe acompañar su solicitud de formación.

Además, los profesores de cualquier escuela secundaria católica ubicada en la Diócesis pueden solicitar un mandato para servir en su escuela secundaria respectiva y, si está interesado, también puede solicitar un mandato para servir con su pastor de origen.

¿Cuál es la mejor manera de proclamar las lecturas de la Sagrada Escritura?

La Orden de Lecturas especifica que “un estilo de hablar por parte del lector que sea audible, limpio e inteligente es el primer medio para transmitir la palabra de Dios propiamente a la congregación”. La Orden subraya también que “la Liturgia de la Palabra debe celebrarse de una manera que fomente la meditación; es evidente que debe evitarse cualquier prisa que dificulte el recuerdo”. Al proclamar las lecturas, el lector debe tener una disposición despreocupada y deliberada que se centre en expresar el contenido espiritual y salvífico de las lecturas. En la proclamación, tenga cuidado de evitar cualquier toque dramático o teatral que sólo serviría para empañar y oscurecer la profundidad de los pasajes que se leen. Para hacer de la proclamación una palabra viva, enfatice las palabras que son importantes para el pasaje.

Es útil darse cuenta de que la formulación de las lecturas bíblicas encontrada en la mayoría de las ediciones del Leccionario en los Estados Unidos ha distribuido los pasajes de la Sagrada Escritura en lo que se conoce como “líneas de sentido”. Estas ayudan al lector a crear rupturas naturales, pausas y énfasis en el texto escritural, facilitando la proclamación de lo que a veces puede ser un pasaje difícil y largo. Recuerde también que la mayoría de las iglesias cuentan con sistemas de amplificación de voz que emplean el uso de micrófonos. Cuando se utiliza un micrófono, es especialmente importante tener en cuenta el volumen y la dicción de su discurso cuando se proclaman las lecturas.

Uno de los elementos más importantes de una proclamación exitosa es la preparación. Los lectores deben prepararse a conciencia para proclamar la Palabra de Dios a través del estudio, la oración y la práctica. La familiaridad con el texto, su papel dentro del contexto de toda la Sagrada Escritura y su relación con las otras lecturas del día deben ser cuidadosamente consideradas. Es útil dedicar tiempo a la oración junto con los textos a ser proclamados. Practique su proclamación en voz alta en casa y asegúrese de prestar especial atención a la pronunciación de palabras o frases difíciles.

¿Qué es el Libro de los Evangelios y cuando se usa?

El anuncio del Evangelio es el ápice de la Liturgia de la Palabra, el momento en que se anuncia a la asamblea la enseñanza de Cristo Señor. “Las tradiciones litúrgicas de Occidente y Oriente consecuentemente han hecho una cierta distinción entre los libros para las lecturas. El Libro de los Evangelios fue siempre fabricado y decorado con mayor cuidado y mayor respeto que cualquiera de los otros libros de lecturas”.

El Libro de los Evangelios tiene tal importancia que “se presenta a un diácono en su ordenación y que en una ordenación al episcopado se coloca sobre la cabeza del obispo-electo y se mantiene allí”. Se utiliza en la Misa a discreción del sacerdote celebrante, por lo general en ocasiones más solemnes.

Otro lector llegó a la misma Misa en la que me han encargado leer. ¿Podemos dividir las lecturas bíblicas entre nosotros?

No es posible que los ministros “dividan un solo elemento de la celebración entre sí, por ejemplo, que la misma lectura sea proclamada por dos lectores, uno tras otro, con la excepción de la Pasión del Señor”.

Cuando hay varios lectores en la misma Misa, el sacerdote celebrante determinará si la tarea de proclamar las lecturas bíblicas será dividida entre ellos.

Se sugiere un período de silencio después de cada una de las lecturas bíblicas y después de la homilía. ¿Cuál es su propósito y cuánto tiempo debe ser observado este silencio?

El período de silencio que los ritos litúrgicos alientan durante la Liturgia de la Palabra está destinado a favorecer la oración y la meditación: “El diálogo entre Dios y su pueblo que tiene lugar a través del Espíritu Santo exige breves intervalos de silencio, adecuados para la congregación reunida, como una oportunidad para llevar la Palabra de Dios al corazón y preparar una respuesta a ella en la oración”. Una medida recomendada para aplicar con éxito un período de silencio sería comenzar con períodos más cortos de unos 10 a 15 segundos antes de pasar a períodos más largos, como 30 segundos o más. Esto ayudará a establecer finalmente un período de tiempo apropiado durante la Liturgia de la Palabra para la oración y la meditación en silencio.

¿Qué es un Comentador?

El comentador “ofrece a los fieles una breve explicación y exhortaciones para que dirijan su atención a la celebración y se aseguren de estar más dispuestos a comprenderla”. Si el sacerdote celebrante decide emplear el uso de un comentador, sus “observaciones deben ser minuciosamente preparadas y notables por su moderación”, realizando su función “en un lugar adecuado a la vista de los fieles, pero no en el ambón”.

¿Pueden mi hermano o hermana no católicos leer en mi boda o en el funeral de nuestros padres?

Un no católico que es bautizado puede leer a la discreción de quien presida la boda o el funeral, pero esta no es la práctica común. Si la persona que preside hace una excepción, la persona que va a leer debe estar debidamente preparada. Si la persona que preside hace una excepción, la persona que va a leer debe estar debidamente preparada.

A veces los jóvenes leen en la Misa. ¿Puede continuar esa práctica?

Sí. En la Diócesis de Bridgeport, los jóvenes menores de 16 años pueden participar como lectores en las Misas celebradas con su escuela, durante la celebración del Sacramento de la Confirmación y en las Misas parroquiales, en las que puede estar presente un gran número de niños y de familias jóvenes, siempre que el párroco o el capellán episcopal lo autorice caso por caso. Esos casos exigen que el joven esté debidamente preparado y sea competente para ejercer el ministerio.

¿Por qué no puedo leer de mi iPad en la misa?

Puesto que los libros litúrgicos sirven como “signos y símbolos de realidades superiores, hay que tener cuidado de que sean verdaderamente dignos y hermosos”. Por estas razones, “los libros de lecturas utilizados en la celebración no deben ser sustituidos por ayudas pastorales, por ejemplo, por folletos impresos para la preparación de las lecturas por parte de los fieles o para su meditación personal”. Esto incluye los dispositivos electrónicos.

. ¿Cuáles son algunas de las mejores prácticas al seleccionar candidatos para servir en el altar?

Se sugieren las siguientes mejores prácticas al seleccionar a los candidatos:

  • Una entrevista inicial debe ser conducida por el pastor, diácono, capellán o líder laico a cargo de este ministerio y su formación con el candidato para asegurarse de que tienen la mente y disposición correcta para llevar a cabo su papel en este ministerio.
  • Se debe obtener verificación sobre la recepción por parte del candidato de los Sacramentos del Bautismo, de la Santa Comunión y, si es aplicable, de la Confirmación.
  • Debe realizarse una reunión de orientación para que todos los Candidatos revisen el alcance del ministerio, los requisitos de formación, las expectativas, etc.
  • La formación de este ministerio puede tomar muchas formas, incluyendo las sesiones en línea coordinadas por el Instituto de Liderazgo.
  • Ofrezca oportunidades para servir en otras Liturgias, tales como Funerales, Bodas, Navidad, Pascua, etc. dependiendo de la experiencia y proporcionar la formación adecuada para tales lugares.

¿Dónde me siento durante la misa?

Esto dependerá de la disposición del espacio de adoración de su iglesia y de sus responsabilidades asignadas. Simplemente, usted debe sentarse lo más cerca posible a donde usted estará desempeñando sus funciones litúrgicas. Al final, su pastor le indicará dónde se va a sentar.

¿Hay alguna forma establecida para hacer reverencias?

Hay dos tipos de reverencias: reverencia con la cabeza y una reverencia profunda. La reverencia con la cabeza es simplemente una ligera inclinación hacia adelante de la cabeza. Una reverencia profunda se hace desde la cintura. Una reverencia profunda se hace al pasar delante del altar y durante el Credo al escuchar las palabras “y por el Espíritu Santo fue encarnado de la Virgen María, y se hizo Hombre”.

¿Qué significa “purificar” los vasos sagrados?

La práctica de la purificación es llevada a cabo por un sacerdote, diácono o acólito instituido. La purificación asegura que los restos de las especies sagradas se consuman con reverencia. No se permite a los servidores de los altares purificar los vasos sagrados por ninguna razón.